El fútbol pirata IPTV se ha convertido en un problema global: Italia y España podrían estar creando un frente común

La piratería es un problema cuyas dimensiones actuales han trascendido de cualquier frontera. Tanto es así, que países como España e Italia podrían estar acercando posturas para acometer esta problemática de manera conjunta, tal y como demuestran los últimos movimientos.

La publicación durante la semana pasada del auto del juzgado de lo Mercantil número 8 de Barcelona, a petición de LaLiga, abrió un nuevo escenario de posibilidades en nuestro país relativas a la forma de gestionar, y sancionar, a todos aquellos consumidores o difusores de fútbol pirata. Sin embargo, su alcance no se ha quedado únicamente en el interior de nuestras fronteras, sino que ha sido capaz de provocar reacciones en otros países de nuestro alrededor que se enfrentan al mismo desafío para combatir contra las plataformas IPTV piratas, como es el caso de Italia.

Maximiliano Capitanio, responsable de AGCOM, la autoridad para la garantía de las comunicaciones del gobierno italiano, ha aprovechado la ocasión para destacar el caso de España, afirmando que nuestro país “va en la misma dirección que Italia”. Y que, además, Europa podría estar comenzando a implementar “un frente común que solo puede ser bueno” tanto para las propias autoridades, como para el resto de agentes que intervienen a la hora de hacer uso de este tipo de plataformas.

Hasta 5.000 euros de sanción

Italia lleva tiempo tomando muy en serio todo lo relacionado con la piratería. Especialmente, aquella que se realiza por medio de las plataformas IPTV y que afecta a la industria del fútbol. Este gobierno fue pionero al incorporar una nueva ley que permitía, sin autorización judicial, bloquear cualquier servidor pirata en 30 minutos una vez los propietarios de los derechos televisivos comunicasen a las operadoras la detección de alguna plataforma pirata distribuyendo su contenido.

La entrada en funcionamiento de este nuevo marco legal, conocido como Piracy Shield, no estuvo exento de polémica. Puesto que, en un primer momento, bloqueó sitios que estaba retransmitiendo fútbol, u otro tipo de contenido, de manera completamente legal, por un defecto de uso.

Sin embargo, las acciones del Gobierno de Italia no se quedan ahí. Massimiliano Capitanio se muestra convencido de que, dentro de muy poco, será posible no solo bloquear estos servidores. Sino que también se podrán interponer sanciones de entre 150 y 5.000 euros para todos aquellos usuarios que estén disfrutando de este contenido, como recogen él mismo ha publicado en su LinkedIn. Eliminando la habitual sensación de impunidad que siempre han tenido los usuarios finales.

Diferentes posiciones en España

En España, y pese a que el auto mencionado al inicio de este artículo podría sentar un precedente, la realidad es que todavía quedan muchas dudas sobre la puesta en práctica de las medidas expuestas para combatir la piratería.

Si bien es cierto que según lo publicado por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña parece que la idea es no identificar a los usuarios finales, puesto que se trataría de una medida que podría poner en jaque todo lo relacionado con la Ley de Protección de Datos, LaLiga afirma que sí que será posible actuar contra ellos si se interpreta de manera literal el auto. Por tanto, como usuarios, únicamente nos queda esperar próximos acontecimientos que aclaren esta compleja situación.