El posicionamiento de los jueces sobre LaLiga y las IPTV es claro: no se puede perseguir al usuario final

LaLiga quiere identificar a todos los usuarios del método ‘cardsharing’, pero la justicia ha puesto límites

Hace años que LaLiga comenzó una cruzada contra la emisión de partidos sin licencia. Esa lucha, en muchas ocasiones, ha desembocado en un largo listado de IPTV y webs bloqueadas. Hace unos días, incluso conocimos también la condena a la primera empresa en España que deberá pagar por ofrecer IPTV sin derechos.

La eterna batalla de LaLiga. Todas esas sentencias y condenas no son suficientes y el número de personas que recurre a métodos ilícitos para ver fútbol gratis sigue en aumento. Uno de esos métodos es el conocido como ‘cardsharing’ y LaLiga se ha propuesto ahora perseguir a todos los usuarios que participan en él.

Un auto judicial le ha autorizado a solicitar a los operadores los datos necesarios para identificarlos, pero sólo de los denominados ‘cardsharers’, no del usuario final como se especulaba hace días.

 

Qué datos puede solicitar LaLiga. El auto judicial del Juzgado de lo Mercantil número 8 ha admitido las diligencias preliminares que autorizan a LaLiga a solicitar a los operadores la información que permita identificar y contactar a los usuarios que participen en el sistema de piratería conocido como ‘cardsharing’.

Esa información incluye la dirección IP asignada al usuario cuando accedió al servidor que le facilitó el contenido audiovisual de forma ilícita; el nombre y apellidos del titular del contrato del servicio de acceso a Internet; el documento identificativo (NIF, NIE, etc.), y la dirección postal de la instalación y facturación de la línea.

Qué es el Cardsharing. Se trata de una práctica en la que un usuario (Cardsharer) que ha contratado el Servicio por satélite de Movistar Plus+ (con su antena parabólica, terminal decodificador y tarjeta de cliente) ofrece su tarjeta de cliente en la red lucrándose por ello.

De esa forma, otros usuarios con equipos de conexión a satélite habilitados para acceder a la señal codificada de esa tarjeta de abonado. Así, pueden ver el fútbol ahorrándose la cuota del servicio en cuestión e incluso emitirlo en un establecimiento público (algo que también está perseguido por ley).

Por tanto, por un lado tenemos al cardsharer que ofrece ilícitamente la señal y se lucra por ello, y por otro, está el usuario final que simplemente defrauda la cuota del servicio al beneficiarse de una tarjeta de cliente sin autorización.

Qué usuarios puede identificar LaLiga. Aunque en un primero momento se habló de que el auto judicial avalaba a LaLiga a perseguir a todos los usuarios que participaban en este método de piratería, varios abogados nos explicaron que no afectaría a los usuarios finales, sólo a los que difundían la señal.

Ante la polémica generada, el Poder Judicial ha emitido un comunicado en el que aclara que los operadores sólo tendrán que facilitar «los datos personales de quienes comparten ilícitamente sus contenidos, es decir, únicamente de los ‘cardsharers’ que re difunden a terceros la señal y obtienen un lucro con ello y no, por tanto, de los que únicamente defraudan la cuota».

Qué hará LaLiga con la información. Telefónica, Orange, Vodafone, el Grupo MásMóvil y Digi son los cinco operadores que, según el auto judicial, deberán completar la identificación del cliente que contrata el servicio a través del que accede a estos contenidos.

Las personas identificadas se enfrentarán entonces a una posible demanda por infracción de derechos de propiedad intelectual. En este sentido, el Poder Judicial vuelve a insistir en que «las eventuales futuras demandas que derivasen de estas diligencias preliminares solo podrían ir dirigidas contra los “cardsharers” que re  difunden señal para obtener un lucro». Por tanto, el usuario final quedaría al margen.

Fuente: xataka.com